Las fuentes del miedo

Aprovechando la coyuntura de la fiesta de Halloween, hoy me propongo analizar de dónde viene el miedo. Como sabéis, el miedo es un sentimiento muy arraigado a la condición de ser vivo y medianamente racional. Es algo que compartimos con el resto de animales. La única diferencia es que, en su caso, el miedo es algo puramente instintivo, mientras que los seres humanos podemos tenerlo por otras razones. En mi opinión, las principales fuentes del miedo humano son:

1. Lo desconocido. Los humanos tenemos la necesidad, como seres curiosos, conscientes y estudiantes del universo, de conocer todo lo que nos rodea. Es por ello que nos aterroriza no saber la identidad o la procedencia de algo tan impersonal como el mal. Esto, junto a la incertidumbre acerca de cuándo atacará ese elemento maligno es lo que nos hace vulnerables ante lo desconocido. Es lo que se conoce en la literatura y en el cine como “suspense”, pero no ocurre sólo en la ficción. En la vida real, la incertidumbre sobre lo que sucederá mañana o en un futuro a medio plazo también provocan situaciones de suspense y ansiedad, sobre todo si se trata de circunstancias que se escapan a nuestro control.

Glub

2. Lo paranormal. Muy ligado a lo anterior, al ser un conjunto de sucesos que no se explican por las leyes de la física ni de la ciencia. Van más allá de nuestro conocimiento del mundo, siendo incomprensibles para nuestra mente. Prueba del pavor que causan estos sucesos es el éxito de público y de crítica de la saga ‘Paranormal activity’. La cuestión vuelve a ser: ¿Existen los fenómenos paranormales en la vida real o son sólo factibles en la ficción? Desde luego, hay gente que cree en estos acontecimientos sobrenaturales ocurren en la realidad. Yo imagino que la única manera de comprobarlo es vivir una experiencia propia al respecto. Mi recomendación es: si algún día la vivís, no la contéis a vuestros familiares o amigos. Lo más probable es que no os crean.

Paranormal activity

Mia Farrow

3. La locura. Propia o ajena, la esquizofrenia y otras enfermedades mentales similares suelen provocar rechazo, siendo la razón, en la mayor parte de los casos, el miedo. El miedo a no distinguir la realidad de la ficción, cuando la locura es propia, y el miedo a no poder predecir cómo actuará el loco o a no poder pararlo, si la locura es de otra persona. Sin duda, la locura ha sido el elemento clave en películas o novelas como ‘Una mente maravillosa’ ‘Psicosis’, o la saga ‘Saw’.

Psicosis

4. La soledad. El temor de acabar solos puede impulsarnos a tratar bien a los demás para que eso no llegue a pasar. O no. El miedo a la soledad es circular, se tiene miedo a acabar solo, porque cuando no tenemos a nadie que nos apoye, nos hacemos más vulnerables y crecen nuestros miedos. Es una espiral sin fin en la que hay que tratar de no entrar a toda costa. Pero no siempre depende de nosotros.

Mr. Robot

5. La muerte. Más que la muerte en sí, lo que nos horroriza es acabar nuestra vida sin haber logrado alcanzar nuestro último fin en ella: ser felices. También nos asusta la mera idea de sufrir mucho antes de morir, ya sea un sufrimiento físico o interior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s